Argentina norte: perdida entre montañas de colores

Acá llega la segunda entrega de mi periplo sudamericano. Ahora mismito me encuentro en Córdoba y en unos días llegaré a Buenos Aires. He sacado un rato para escribiros puesto que no para de llover y caminar bajo un incesante manto de agua no es un planazo precisamente.

Os actualizo el mapa para que visionéis bien por donde ando y lo que llevo recorrido hasta ahora:

mapa sudamerica 2

Nos quedamos en Encarnación, el 15 de marzo, donde visité las misiones jesuíticas. Pues bien el día siguiente pongo rumbo a la localidad argentina de Posadas, desde donde a su vez agarraré un bus a Salta. Los trámites migratorios transcurren con normalidad, a excepción de la salida de Paraguay, en cuya aduana pese a avisar al chofer de que parase porque yo tenía que “fichar” mi salida, no lo hizo así que no tengo sello de salida de este país (intentaré acercarme en Buenos Aires al consulado para arreglarlo). Eso sí para entrar a Argentina no tuve ningún problema.

Una vez en Posadas no tardo en comprar un billete para Salta. Quiero pasar unos días en esta región de la que tan bien me han hablado. El bus tarda la friolera de 18 horas con un trasbordo a mitad de camino, pero se acaba retrasando otras 4 porque en un tramo nos para la policía (interceptan a un pasajero con cargamento de focos -bombillas- que trae de contrabando de Paraguay),  y en el segundo bus éste se estropea y a duras penas llega a destino (menos mal que son cómodos y vas prácticamente tumbado).

Así, la mañana del martes 17 de marzo arribo a Salta, una ciudad que me recibe lloviendo lo cual me alegra porque me apetece escaparme del calor sofocante que llevo arrastrando estas semanas. Espero a que escampe un poco en la estación y me voy caminando al hostel que había mirado previamente. No tardo en dejar la mochila y escaparme a ver la ciudad, muy accesible y fácil de recorrer a pie. Termino el día subiendo a una colina (en teleférico) para observar las vistas desde arriba:

DSCN7935

El miércoles 18 de marzo me traslado a Jujuy (2 horitas de bus), donde igualmente paso el día recorriendo esta ciudad que no me atrae tanto como Salta, pero en cuyo hostal donde me alojo conozco gente muy muy maja con la que paso buenos ratos y que me aconsejan trasladarme a Tilcara, más al norte, y desde allí recorrer la zona de Quebrada de Humahuaca.

Sigo los consejos de los viajeros y al día siguiente, el jueves 19 de marzo, llego a Tilcara donde acabaré pasando casi 5 inolvidables días rodeada de montañas coloridas, cuevas y pueblecitos con una artesanía local preciosa y baratísima (pero no compré nada así que no os hagáis ilusiones) y muchos viajeros geniales.

Mi primera visita, el mismo día que llego, será un trekking de 4 horas a las cuevas del Wayra. Es una travesía fantástica que realizas con guía y que me permite estirar un poco las piernas, que ya me va haciendo falta 🙂

El viernes 20 de marzo tomo un colectivo para visitar Humahuaca, un pueblito famoso por estar cerca de la serranía del Hornocal: un cerro de colores a 4000 m de altitud al que se llega sólo en auto, y para ello en el propio pueblo organizan salidas juntando viajeros. Yo me uní a un grupo de 7 (6 argentinos y una inglesa) con los que compartí coche y  unas cuantas risas. Cuando pueda os pondré fotos porque son impresionantes.

El sábado 21 de marzo visito un pueblo llamado Purmamarca. Allá voy con Anne, una alemana que conozco en el hostal y que convenzo para que no pague una excursión a una agencia y se venga conmigo a hacerlo por nuestra cuenta,¡¡ mucho más barato!! Llegamos al pueblo pues y me acerco a unos conductores preguntando por las Salinas grandes, una visita que organizan desde aquí mediante coches que van llenando de viajeros. A nosotras nos toca una conductora muy maja y una pareja argentina. La visita de las salinas te deja sin palabras: la luz crea una visión increíble en la que el suelo se funde con el cielo como si de un espejo se tratase. Dicen que el salar de Uyuni en Bolivia es más espectacular, ya os lo diré en unos meses…

Tras las salinas volvemos a Purmamarca para ver sus calles y su cerro de los 7 colores, que recorremos en una travesía fácil.

El domingo 22 de marzo decido dejarme llevar por las recomendaciones de tantos viajeros que me insisten en quedarme un día más para subir a Iruya, un pueblito enclavado entre montañas al que solo se puede ir en colectivo y que suele quedarse incomunicado si llueve por lo que llegar a él es una cuestión de pura suerte. Pues bien, yo tuve esa suerte y pude llegar, eso sí tras 4 horas de baches, curvas, puertos de montaña de 4000 m y cruzando ríos con agua ¡increíble! Con deciros que cuando llegamos los pasajeros aplaudimos al conductor…. El pueblo en sí no ofrece mucho, y tras 3 horas en él tomé de nuevo el bus de vuelta, volviendo a disfrutar de los espectaculares paisajes.

Para mi último día en Tilcara dejé el trekking a la garganta del diablo, una cascada accesible desde el pueblo y que hago acompañada de 2 francesas, otra española (de Cuenca!!) y la alemana. Es un paseo de 4 horas que también me gustó mucho.

Tras el trekking tomo un bus de vuelta a Jujuy y de aquí otro que me llevará a Córdoba tras 13 horas. La noche la hago a bordo y llego a la ciudad el martes 24 de marzo, día que es festivo nacional acá por lo que poco puedo hacer ya que está todo cerrado y para colmo no para de llover. Camino un poco y visito el palacio Ferreyra pero no tardo en resguardarme en el hostel para no resfriarme.

Por último, hoy, 25 de marzo, he salido a conocer la ciudad pero la lluvia me impide caminar todo lo que quiero por lo que a media tarde vuelvo al hostel. Esta semana visitaré unos pueblos en los alrededores y luego iré a Rosario para después llegar a Buenos Aires, mi lugar de reposo antes de emprender rumbo a la Patagonia una vez pase la Semana Santa.

Un saludo a tod@s!!

Categorías: América, Argentina | Etiquetas: | 3 comentarios

Navegador de artículos

3 pensamientos en “Argentina norte: perdida entre montañas de colores

  1. Carmen

    ¡Hola! Ya veo que estas bien y estas disfrutando 100% tu aventura, sigue poniéndonos al día, es como si viajáramos contigo. Bea te echa de menos. Un abrazo enorme y cuídate mucho.

    Me gusta

  2. Pingback: Itinerario Sudamericano | Con mi música a otra parte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: