Cuzco: el ombligo del mundo inca

Querid@s lectores de mi blog.

Como os he prometido en mi entrada anterior sobre el sur peruano, aquí viene el relato sobre mi paso por Cuzco.

Llegué a la ciudad procedente de Arequipa con un bus nocturno el miércoles 8 de julio. Desde la terminal compartí un taxi con una pareja chilena que conocí en el Free Tour de Arequipa. Una vez en el centro busco un hostel que tenía recomendado por un viajero francés que conocí en Puerto Natales (¡cuánto tiempo hace ya!), Casa Inn hospedaje, donde no solo me acabo alojando sino que puedo afirmar que es uno de los mejores hostales en los que he estado en todo mi viaje gracias a la calidad humana de Leo y Rina, que te hacen sentir como en tu propia casa.

Una vez instalada me acerco a desayunar al cercano mercado de San Pedro y es aquí donde conozco a Cristobal, un mochilero chileno que estaba desayunando en el puesto adyacente al mío y con el que enseguida trabo amistad ya que nos convertimos en compañeros de viaje a Machu Pichu. Parte del día lo empleamos en organizar las numerosas visitas que se pueden hacer en la ciudad y alrededores.

Por la tarde me acerco a visitar la iglesia de Santo Domingo, famosa por albergar en su interior el Qorikancha, un yacimiento inca que conserva un templo intacto tras el terremoto que destruyó parte de la ciudad. Es curioso ver un templo inca dentro de uno religioso católico:

Qorikancha Cuzco Qorikancha cuzco

Y es que la ingeniería inca contemplaba medidas antisísmicas, paredes inclinadas como podeis ver en la siguiente foto:

Qorikancha cuzco

El jueves 9 de julio la ciudad amanece con unas protestas por lo que todo el transporte está paralizado así que me dedico a caminar por la plaza de armas y visitar la catedral, varias iglesias y el barrio de San Blas, característico por sus empinadas callejuelas:

Plaza armas Cuzco Museo arzobispal cuzco Barrio san blas cuzco Barrio san blas cuzco

También te encuentras con murallas incas casi intactas:

Murallas incas cuzco Murallas incas cuzco

Por la tarde cesan las protestas y me apunto a un tour para recorrer algunos yacimientos incas cercanos. El primero de ellos es Saqsayhuamán, una fortaleza en tres niveles que se considera la cabeza de un puma, siendo la ciudad de Cuzco el cuerpo. Es una visita muy interesante desde la cual hay una bonita panorámica cuzqueña:

Saqsayhuamán cuzco Saqsayhuamán cuzco Cuzco vista desde saqsayhuaman

El siguiente destino es Q’enqo, una enorme roca de piedra caliza plagada de nichos y que se piensa se usaba para sacrificios rituales:

Q'enqo cuzco Q'enqo cuzco

Las siguientes paradas son en Pukapukara, una especie de fortaleza que parecía servir más bien como parada de viajeros:

Pukapukara

Tambonachay, unos ballos ceremoniales por los que aún descienden aguas de manantiales:

Tambonachay cuzco

Por fin el viernes 10 de julio fue el día elegido para emprender el viaje al yacimiento más importante de, me atrevo a decir, toda Sudamérica: Machu Pichu. Tras estudiar la forma de ir, y descartando por excesivamente caro el tren, me reúno con Cristobal para hacer el viaje juntos contratando solamente un transfer a la Hidroeléctrica, desde donde hay que caminar siguiendo las vías del tren 11 km. Así lo hacemos tras darnos cuenta que es más caro (y lento) hacerlo con buses locales. El trayecto hasta aquí dura unas seis horas, tras las cuales emprendimos la caminata con bonitas vistas:

Camino a aguas calientes IMG_20150710_170236

Una vez llegamos a Aguas Calientes, o Machu Pichu pueblo, buscamos un hostal donde alojarnos, cenamos, contratamos un guía para la visita de mañana y nos fuimos temprano a dormir porque el día iba a ser largo…

El sábado 11 de julio amanecimos a las 4 de la mañana, tan temprano porque queríamos subir a la montaña a pie, y para ello yo empleé hora y media (Cristobal la mitad jeje). Se puede subir en bus, es caro pero el trayecto es durillo:

Subida a Machu Pichu

Una vez arriba esperamos a que se hiciese la hora con nuestra guía. Resultó ser muy buena y a las 8 ya estábamos dentro. Tras subir otros 10 minutos te encuentras con la estampa típica de la ciudadela desde la casa del guardián, que no puedes dejar de admirar:

Machu Pichu

Tras este impacto la guía nos interna en la ciudadela propiamente dicha, y durante dos horas nos enseña sus templos, zonas de huertos, casas, piedras cermoniales, estructuras arquitectónicas, etc. No puedo poneros todas las fotos que hice pero sí una representación:

Machu pichu Machu Pichu Machu pichu Machu pichu Machu pichu Machu pichu

A parte de la entrada a Machu Pichu, existen otras entradas independientes a varias montañas. La más típica es Wayna Pichu (la ‘nariz’ de la cara del inca) pero hay que reservarla con mucha anticipación. Y como Cristobal es guía de montaña me convenció para sacar la entrada a la montaña Machu Pichu, la más alta, es la que queda detrás de la foto típica. Desde abajo se ve inmensa (de hecho, lo es), en esta foto la estoy señalando asustada por la caminata que me espera jaja:

Machu pichuLa subida debe comenzarse antes de las 11 así que ponemos rumbo a ella. Es una ascensión exigente de hora y media sin tregua, llena de escaleras. Aquí Cristobal (que está acostumbrado a subir montañas ya que es guía de ello) me ayudó y esperó, dándome fuerzas para seguir adelante:

Subida a montaña Machu Pichu

Pero cuando alcanzas la cima las vistas del valle te quitan el poco aliento que te queda:

Montaña Machu Pichu

Montaña Machu Pichu Montaña Machu Pichu

Bajamos de nuevo y, tras descansar un rato nos acercamos a la Puerta del Sol, otra caminata de 40 minutos. Desde aquí es desde donde entraba el Inca a la ciudadela así como también los caminantes que hacen el celebérrimo camino inca (en la segunda foto aparece Cristobal):

Puerta del sol machu pichu Puerta del sol machu pichu Puerta del sol machu pichu

La tarde cae y la mayoría de visitantes se ha ido ya por lo que aprovechamos para volver a la casa del guardián y disfrutar por última vez de unas vistas que no sabemos si volveremos a ver:

Machu Pichu

Por fin salimos ya del complejo arqueológico y bajamos a Aguas Calientes, en el cartel de entrada nos damos cuenta de que no nos hemos hecho ni una sola foto juntos, más vale tarde que nunca:

Machu Pichu

Para descansar del día nos vamos a unas piscinas termales que hay en el pueblo, donde conocemos a una pareja chilena con la que después nos vamos a cenar y tomar algo. Un día muy completo como veis 😉

El domingo 12 de julio por la mañana lo dedicamos simplemente a descansar y pasear por el pueblo, que es bastante bonito pese a la influencia turística. Tras almorzar temprano emprendimos el camino de vuelta a pie hasta la hidroeléctrica, desde donde teníamos el transfer a Cuzco. Tardamos unas dos horas y media, de nuevo con bonitos paisajes:

Camino a Hidroeléctrica Camino a Hidroeléctrica

Llegamos ya tarde a Cuzco, reventados y con poco más que hacer que cenar y dormir.

El día siguiente, lunes 13 de julio, lo dedico a descansar tras la experiencia de Machu Pichu, que como veis ha sido intensa. Aprovecho también para hacer la colada y reservar un vuelo a Lima para dos días después.

El martes 14 de julio hago un nuevo tour para conocer los lugares del llamado Valle Sagrado, una serie de yacimientos incas muy importantes. El primero que visitamos es Pisac: una ciudadela inca que se alza en lo alto de una montaña llena de terrazas de cultivo:

Pisac Cuzco Pisac Cuzco Pisac Cuzco

La segunda visita del día es Ollantaytambo, una fortaleza maciza que se alza sobre una colina. Aquí la visita se acortó un poco ya que empezó a llover:

Ollantaytambo Cuzco Ollantaytambo Cuzco Ollantaytambo Cuzco

Por último, el día acaba en la localidad de Chinchero, donde llegamos ya tarde y apenas pudimos apreciarla bien ya que anochecía.

Finalmente, mis días en Cuzco acaban el miércoles 15 de julio cuando por la tarde tomo un vuelo a Lima. Desde aquí, aconsejada por muchos viajeros, me dirijo a Huaraz en un bus nocturno saltándome la capital peruana, y desde donde os escribo. Mi ruta seguirá al norte, algo que por ahora no puedo desvelar sin antes disfrutar de las sierras que me rodean aquí 🙂

¡¡Saludos a tod@s!!

Fátima

Categorías: América, Perú | Etiquetas: , | 2 comentarios

Navegador de artículos

2 pensamientos en “Cuzco: el ombligo del mundo inca

  1. Pingback: Joyas del sur de Perú: cañón del Colca, Arequipa y Cuzco | Con mi música a otra parte

  2. Pingback: Itinerario Sudamericano | Con mi música a otra parte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: