Paisajes de Kenia: ¡no todo son safaris!

Tras una entrada dedicada al itinerario de viaje de Kenia & Tanzania, complementaria a mi experiencia como voluntaria en las VAS 2017 organizada por Redomi, toca el turno a escribir algo sobre lo que visitamos en Kenia turísticamente hablando, que fue sólo una pequeña parte del país pero que nos bastó para hacernos una idea de lo rico y diverso tanto geográfica como paisajísticamente que es.

A menudo se conoce a este país como el destino predilecto para hacer safaris, no solo por su increíble Masai Mara sino por otros parques nacionales que también albergan una riqueza faunística rica de ver. También es normal combinar la visita de Kenia con la de Tanzania, aunque a decir verdad los safaris en sí son más baratos en el primer país, algo a considerar si queréis ahorrar dinero.

Mi experiencia en este país se reduce a cuatro zonas geográficamente separadas y distintas: Nairobi, lagos Naivasha y Nakuru, Masai Mara y Mombasa. Todas las visitas las organizamos por libre y contactando directamente con agencias locales en Nairobi (como el safari del Masai mara), así que realmente no es necesario llevar nada contratado desde España, incluso os diría que ahorráis dinero si lo gestionáis todo allí. Lo que sí es recomendable es llevar nombres de agencias conocidas o de confianza, para reducir el riesgo de timo o de malas experiencias.

En esta entrada voy a contaros un poco sobre cada uno de esos destinos, e incluiré una mención a agencias o informaciones útiles para el viajero independiente. Por lo pronto una web de referencia es la del sitio oficial de los parques nacionales de Kenia, al que podéis echar un vistazo para haceros una idea de todas las opciones que hay.

NAIROBI

La capital keniata es caótica, sucia, fea y de difícil recorrido, tal y como pasa en muchas ciudades africanas (recuerdo  mis impresiones sobre Lusaka, en Zambia). Lo normal es llegar aquí como punto de entrada/salida al país y no dedicarle a ella más de uno o dos días, pero como yo estuve unas 3 semanas entre el voluntariado y días huecos varios puedo afirmar que es una ciudad llena de vida y en la que los contrastes son palpables a simple vista.

Con más de 3 millones de habitantes, podríamos decir que Nairobi parece un tablero de ajedrez en la que se suceden sin ningún tipo de barrera los barrios chabolistas pobres (slums) con las urbanizaciones de lujo (nosotros teníamos que atravesar una para llegar a nuestro orfanato) y grandes Malls con marcas internacionales y precios europeos. El día y la noche, lo pobre y lo rico, lo limpio y lo sucio se alternan de manera normal. Una foto que tomé en uno de nuestros desplazamientos desde el bus es la siguiente:

El desplazamiento es difícil, y se puede realizar a lo keniata, con furgonetas llamadas matatu que salen cuando se llenan, pero también con la aplicación Uber, que se usa en otros países. Por seguridad es mejor éste último cuando tienes prisa o necesitas llegar a un sitio rápido, funciona muy bien y no tienes que preocuparte de regatear el precio ya que la propia aplicación te lo da.

Para alojarte tienes igualmente un rango amplio de hostels y hoteles. Yo me hospedé al principio de mi viaje en el Decasa hotel, que si bien está bien en cuanto a limpieza, la zona no es muy recomendable por la noche. Cuando necesité alojarme otras noches opté por Couchsurfing, la plataforma de hospedaje de viajeros que ya he utilizado en otras ocasiones.

¿Y qué se puede hacer en Nairobi? Ya mencioné algunas de las visitas cuando escribí sobre las VAS, pero si tenéis algunos días sueltos en la capital no os quedéis en el hotel ya que hay mucha variedad: Giraffe Center, Karura Forest, orfanato de elefantes David Sheldrick y el Nairobi Safari Park (Nairobi es la única ciudad del mundo donde puedes hacer un safari en ella, aunque si visitáis el Masai Mara y/o otros parques nacionales podéis prescindir de esta visita) son ejemplos de visitas recomendables.

MOMBASA

Situado en la costa índica de Kenia, Mombasa era un destino que no tenía previsto visitar pero que fue una de las mejores sorpresas del viaje por dos motivos. El primero por su historia, que incluye una mezcla de las culturas que recibió (árabe, portuguesa, omana) y el segundo por sus playas, auténticas joyas sin explotar y muy bien conservadas. Así pues, la ciudad es el centro de la industria turística costera, a la vez que puerto de entrada de mercancías y/o personas que van al interior del continente.

Aquí pasamos pues 3 días, el primero de los cuales se nos fue en el trayecto desde Nairobi, y es que no pudimos coger tickets de la recién estrenada (en mayo) línea férrea llevada a cabo por una empresa china, ya que sólo se puede hacer en taquilla (y la estación está lejos de todo) desde tres días antes.

Nuestro alojamiento fue el Tulia Backpackers, un hostel alejado del centro pero situado en una zona segura (y esto en Kenia es importante). Una hamaca (con suelo de arena y todo) en una habitación compartida de 10 personas nos costó 10 $, y es lo más económico que pudimos encontrar.

Dedicamos un día a la ciudad en sí, en la cual visitamos el Fort Jesus y el barrio viejo acompañados de un guía que negociamos en la misma entrada del fuerte  (nos cobró 400 Ksh por persona, unos 3.6 €). Éste es una construcción que hicieron los portugueses con una historia bastante interesante y una localización privilegiada:

En cuanto al barrio antiguo de Mombasa, su arquitectura presenta características tanto omaníes como indias:

También nos acercamos a ver sus curiosos Giant Tusks de la Moi Avenue, una reminiscencia de cuando la ciudad era un puerto destacado de exportación de marfil (hoy en día la caza de elefantes esta completamente prohibida en toda Kenia). La escultura se erigió en 1952 para recibir a la futura reina Isabel de Inglaterra (precisamente durante ese viaje por Kenia murió su padre y comenzó su reinado):

Terminamos nuestro día justo al lado de esos colmillos gigantes, en los Uhuru Gardens, que no es un sitio turístico como tal pero nos permitió relajarnos del calor del día y compartir risas con una familia keniata muy simpática, además de hacernos alguna foto divertida con un mapa de África que había:

Pero sin lugar a dudas el sitio que más me sorprendió no ya solo de Mombasa sino de todo este viaje ha sido la playa que visitamos en una excursión de ida y vuelta, en concreto la de Diani Beach. Utilizamos aquí un complejo entramado de matatu-ferry-tuktuk para llegar a ella (en 2 horas el trayecto aproximadamente), pero mereció la pena el esfuerzo; aún recuerdo emocionarme al entrar a la playa y ver esto:

La parte negativa es el acoso al que te ves sometida como turista blanca, sintiéndote reclamo de muchos vendedores-curiosos-locales que se acercan a ti por diversos motivos, desde charlar a venderte excursiones o souvenires. Es prácticamente imposible sentarte en la arena y permanecer sola, lo cual resta encanto al lugar; no obstante, ya sabéis que observar la vida local para mí es un inmenso placer:

Y, al igual que pasa en Zanzíbar, la zona está frecuentada por resorts de lujo que tienen un acceso privilegiado a la playa, pero también es posible encontrar restaurantes locales en los que deleitarte con un pescado fresco y barato. El siguiente plato nos costó 300 Ksh con agua (unos 2.5€):

MASAI MARA 

Es la joya de la corona keniata, el parque nacional más visitado y más aún a finales de julio-principios de agosto cuando se produce la migración de los ñús. Su visita asegura ver lo más deseado de los safaris: los felinos. Pese a estar masificado y observar que, en comparación con Tanzania, los conductores se salían de los senderos señalizados a menudo para conseguir el mejor puesto delante de los animales, uno no puede dejar de sentirse como en un documental, transportado a un lugar donde la vida salvaje campa a sus anchas haciendo caso omiso de los numerosos vehículos que diariamente lo visitan.

Aquí llegamos tras pasar unos días en Tanzania, así que estábamos habituadas a los safaris y a divisar animales. Precisamente como nos cruzábamos con otros viajeros sabíamos que la migración estaba ahora en Kenia y no en el Serengueti, así que por ello dejamos de visitar éste último y enfocamos nuestras expectativas en Masai.

La agencia con la que hicimos el tour de 3 días y 2 noches fue Simba Paka safaris, que nos dio un buen precio aunque el alojamiento no fue en el mejor campamento (Enchoro Wildcamp), simplemente uno más de los que abundan cerca de la entrada del parque. Dimos con esta empresa a través de contactos que teníamos en Nairobi, y pagamos 300 USD por persona con todo incluido.

El safari de tres días en sí…, es increíble. El Masai te ofrece tal cantidad de fauna que no puedes dejar de mirar ni enamorarte de lo que estás viendo al mismo tiempo que te olvidas del mundo, de los días y de las horas, que pasan sin cesar y sin que te des cuenta. No vimos los Big Five (nos quedó el leopardo, pero lo vimos en Tanzania :)) ni leones macho adultos pero sí a ñús cruzar el río, muchos felinos y, en general, muchos, muuuchos animales. Cuesta seleccionar fotos, pero allá voy:

 

LAGO NAIVASHA

Situado al noroeste de Nairobi, es uno de los grandes lagos del valle del Rift y el segundo humedal del país. Aquí vinimos en nuestro fin de semana de descanso de las vacaciones artísticas, por su cercanía a la capital y buscando algo de desconexión. Llegamos en matatu desde la ciudad y nos alojamos en el Triple Eden Resort, un hotel algo alejado del lago pero con un precio excelente (20 $ la habitación doble con baño y desayuno); en general los precios pueden negociarse, nosotros lo reservamos in situ y no hubo ningún problema.

Dedicamos un día al lago en sí y otro al Hell´s Gate National Park, del que luego os hablaré. El nombre Naivasha proviene del nombre local masai Nai’posha, que significa «aguas agitadas» y deriva de las turbulencias que causan las tormentas repentinas. Esta nomenclatura me viene fenomenal para relatar lo que nos pasó en aquella jornada, en la que amanecimos con un sol radiante, bajamos al lago para ver su lonja y su población local trabajando, y alquilamos un bote (cuyo precio regateado fue de 3800 para los 4, unos 35 €) para que nos llevase a un tramo de la isla donde no hay que pagar entrada (OJO! Lo normal es que os lleven a la isla que es reserva, donde sí hay que pagar!) y con la ayuda de un guía ver fauna salvaje muy cerca, desde búfalos hasta jirafa madre amamantando a su cría:

Pero en cuestión de una hora, cuando estábamos en esa isla y sin ningún tipo de protección para lluvia, se nos cayó el cielo encima y volvimos calados hasta los huesos.  A decir verdad, la luz sobre el lago es realmente bonita con la lluvia:

Mientras esperábamos a que escampase un poco aprovechamos a comer tilapia, un pescado típico de la zona; la comida que os pongo en la foto son los 4 pescados que nos comimos junto a unas chapatis, y nos costó 1320 Ksh (unos 12 € en total):

HELL’S GATE NATIONAL PARK

Situado cerca del lago Naivasha, alrededor de 90 km al noroeste de Nairobi, este parque fue también un agradable descubrimiento. Llegamos aquí recomendados por bastantes locales como lugar alternativo a las grandes reservas, y os puedo asegurar que merece mucho la pena tanto por su escenografía, geología y fauna como por el coste asequible de su entrada si lo comparamos con las grandes reservas (26 USD).

Se caracteriza por unas formaciones rocosas espectaculares, destacando la garganta de Hell’s Gate (literalmente “boca del infierno”) del cual el parque coge el nombre. Su visita se puede hacer cómodamente en un día, llegando en matatu desde Naivasha pueblo, que te deja a 2 km de la entrada al parque en un punto donde puedes alquilar bicis; nosotros lo hicimos aquí y nos costó 600 Ksh por bici (unos 5.5 €) pero nos dimos cuenta que también puedes hacer este tramo caminando (o parando a algún vehículo, pero pasan pocos) y en el propio parque te saldrá algo más económico, además de no tener que pagar tasa por ella. También sería recomendable que trajeseis comida-bebida con vosotros ya que no hay restaurantes como tal, y la poca comida que puedes comprar es muy cara.

Para poder seguirme mejor en el relato os adjunto el mapa del parque:

El recorrido en bici es bonito y el trayecto agradable, son unos 8 km el trayecto (16 ida y vuelta), con calor al mediodía pero es un semi-llano y por lo tanto agradable poder pedalear y tener cerca fauna silvestre (aunque algún búfalo nos dio un susto). También puedes introducir un coche si quieres recorrerlo más rápido.

A tan solo un kilómetro de la entrada te encuentras con la Fisherman Tower, que es ese montículo que podéis ver a mi izquierda en la siguiente foto que hice al camino desde la bici:

Tras los 8 km entonces se llega a un punto llamado Ranger Post, en el cual acaba la carretera y aparcas la bici porque lo interesante es bajar a la garganta del río tal cual. Venir a este parque y no bajar hasta aquí es quedarse a medias, hay un tramo un poco complicado en el que tienes que tener cuidado para no resbalarte pero es realmente mágico, merece la pena dedicarle las dos horas aproximadas que necesitas para recorrerlo bien. Son paisajes que me recuerdan al Antylope Canyon de EEUU, aunque la luz no hace aquí esos reflejos tan bonitos porque no es arenisca, pero sí que son similares en que el ‘sendero’ es el curso del río seco (evidentemente, si llueve no puedes bajar). No os engaño, juzgad por vosotros mismos:

 

También este parque es famoso por tener hot springs o aguas termales que salen de la propia roca, realmente calientes:

Y como última imagen, la vuelta con la luz del atardecer:

LAGO NAKURU

Situado a 157 km de Nairobi, y relativamente cerca del Naivasha (ambos suponen una buena opción de visita para pasar varios días cerca de la capital), este parque nos llamó la atención porque su principal atractivo turístico era albergar una enorme cantidad de flamencos.

Pues bien desde aquí quiero desmitificar este dato ya que ahora mismo, como consecuencia del cambio climático y otros factores, NO HAY FLAMENCOS EN EL LAGO NAKURU. Perdonad si parece que lo grito, pero es que NADIE te informa de ello, incluso los guías y agencias te dicen lo contrario, hasta que no estás dentro y lo compruebas. Éste tipo de ‘timos’ (para mí lo es) es algo habitual de Kenia, y hay que tener cuidado porque muchas veces te omiten información o intentan cobrarte más por algo que está ya negociado.

Hecho este pequeño inciso decir que llegamos a Nakuru pueblo el mismo día que visitamos el Hell’s Gate NP, con una matatu desde Naivasha que tarda unas 2-3 horas. Para visitar el lago nos acoplamos tal cual en la van donde iban nuestras compañeras de las VAS, que habían contratado una excursión a varios parques nacionales (luego le dimos una propina al conductor, ¡no somos tan gorrones!). La entrada es de 60 USD y para este parque se necesita un vehículo ya que es grande.

Lo que visitamos incluye el lago en sí, que está alto y ha cubierto parte de la carretera (mirad la primera foto):

Debido a esta subida del agua, y otros factores, ya no es posible ver flamencos aquí. Esto nos decepcionó bastante al grupo ya que no nos lo dijeron con anterioridad y, a falta de aves, nos propusimos ser nosotros mismos los flamencos ;):

También vimos una cascada y bastantes animales, entre ellos un tipo de rinoceronte que sólo se ve aquí:

Con este parque termina mi pequeño recorrido por Kenia. Como veis, un país lleno de vida, costrastes y paisajes que espero que disfrutéis desde estas líneas tanto como yo lo he hecho in situ.

Saludos viajeros

Fátima

 

Categorías: África, Kenia | Etiquetas: , , , , , | 2 comentarios

Navegador de artículos

2 pensamientos en “Paisajes de Kenia: ¡no todo son safaris!

  1. Pingback: Kenia & Tanzania (20 julio – 31 agosto 2017) | Con mi música a otra parte

  2. Pingback: Tanzania express: desde la sabana africana a un lago remoto | Con mi música a otra parte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: