Resumen viajero 2017

Recién comenzado el 2018, y tras volver de mi última escapada del 2017,  me he animado a escribir un breve resumen viajero, el primero que publico en el blog y espero que se convierta en una constante en los siguientes años.

Echando la vista atrás, reconozco que ha sido un año fantástico en cuanto a viajes se refiere. Ha habido un poco de todo, destacando sobre todo los del tipo “pendientes” o “primeras veces” como era visitar las Fallas de Valencia, Canarias y hacer el camino de Santiago, éste último supuso un reto total para mí teniendo en cuenta mi nula preparación física. Y sin más preámbulo, aquí va mi resumen:

En enero estrené por todo lo alto el año con una escapada de 5 días a Bolonia y sus alrededores. He publicado algo sobre este destino, pero a grandes rasgos disfruté en compañía de unos amigos de ciudades como Bolonia, Rávena, Ferrara, Venecia y Módena:

El último día de este viaje coincidió con el comienzo de uno de estudios a Roma, como profesora acompañante de los estudiantes de mi colegio donde trabajo. Fueron 5 días en una capital italiana congelada como consecuencia de una ola de frío que dificultó un poco el turismo, pero sin lugar a dudas fue una forma distinta de disfrutar de una ciudad que ya conocía:

Mi siguiente escapada fue en marzo, donde aproveché que en Madrid nos daban puente en San José para visitar por primera vez las Fallas de Valencia, alojándome con mi hermano que vive allí. En esta ocasión reservé un AVE desde Madrid para olvidarme del coche, y caminé sin parar durante 3 días en los que conocí el arte crítico-satírico de los ninots, la ofrenda floral a la Virgen, los impresionantes trajes de las falleras, la Nit de foc, cabalgata de foc, mascletás y, lo más importante, la cremá. Para mí fue todo un reto teniendo en cuenta que odio las multitudes y tengo miedo a los petardos pero lo superé con creces y me impresionó mucho todo el arte fallero. Eso sí, creo que tardaré en repetir…:

En abril llegó la Semana Santa y aquí me dispuse a conocer por primera vez Canarias, eligiendo Tenerife como isla de estreno por las ganas que tenía de conocer el Teide. También le dediqué dos días a La Gomera, lo que supuso una guinda fantástica de un viaje que realicé en solitario y que me permitió descansar y desconectar de un trimestre duro de trabajo, así como reponer fuerzas para el último del curso escolar. De hecho, me sentó tan bien que este año 2018 repito en Lanzarote 🙂 Podéis leer mi experiencia en esta entrada que hice.:

En mayo no hice ninguna escapada, pero sumé un “pendiente” más a mi lista y me acerqué a la pradera de San Isidro el día grande a ver el ambiente que se respiraba allí. Tras 18 años viviendo en la capital creo que ya era hora:)

Junio es siempre un mes complicado de trabajo para los profesores, pero aún así saqué un rato para acercarme con la familia a la feria del libro en el Retiro, aprovechando que tocaba la banda municipal de música de Madrid:

Finalizado ya el curso escolar llegó el tan ansiado verano, y lo estrené con un fin de semana en Denia con motivo de la despedida de soltera de una amiga. Fue un fin de semana de amigas, con risas y diversión garantizadas:

Pero el verano 2017 me tenía reservadas muchas aventuras, y unos días después de la despedida tuve que superar la resaca para colgarme la mochila más pequeña que he llevado nunca a un viaje y realizar así durante una semana el camino de Santiago portugués, todo un reto tanto personal como físico para mí. A toro pasado puedo asegurar que es una experiencia totalmente recomendable, ya sea realizarlo en solitario como hice yo o acompañado. No descarto volver a hacerlo otro año con más etapas, pero reconozco que mis pies sufrieron un poco a partir del tercer día cuando las zapatillas que llevaban me apretaron más de lo que pensaba, y eso que no las estrenaba ni mucho menos. El camino me dejó muchos momentos que recordaré, y la foto con más likes de Instagram de todo el año cuando llegué, emocionadísima, a la plaza del Obradoiro de Santiago:

Tras reponer fuerzas del camino tocaba hacer de nuevo la mochila pero esta vez más concienzudamente ya que tocaba el viaje del año que esta vez fue a Kenia y Tanzania. Como ya publiqué en su día, se trataba de un viaje en el que combinaba las Vacaciones Artísticas Solidarias (VAS) que organiza Redomi en Nairobi, y de paso aprovechaba el resto de mis vacaciones para viajar un poco por ambos países. Fueron en total 43 días de compartir, experimentar, aprender, vivir, viajar y disfrutar en el que puedo considerar uno de los mejores viajes que he realizado en mi vida, y que en parte ha transformado mi visión de la misma. Llegué a Madrid un 31 de agosto, tan solo unas horas antes de mi incorporación al trabajo, y me ha costado bastante volver a la rutina emocionalmente hablando.

Aún con resaca africana llegó septiembre, un mes que en mi vida se caracteriza por estar cargado de cumpleaños, fiestas patronales de mi pueblo y el de mis padres y, en general, unas semanas de reencuentros con familiares y amigos de siempre. Pero este año además he disfrutado de la boda de una amiga en Belmonte (Cuenca), así que aprovechando la ocasión hicimos noche allí y visitamos al día siguiente su castillo restaurado, toda una joya:

 

Octubre y noviembre fueron meses de rutina, ensayos y conciertos varios por lo que he tenido que esperar hasta diciembre para volver a escaparme a algún lado. Fue en ocasión del puente de la Inmaculada y, tal y como vengo haciendo desde hace varios años, me gusta dedicarlo a un destino nacional que este año fue Logroño como base de operaciones, desde donde exploramos otros sitios tales como Briones, Ezcaray, Santo Domingo de la Calzada o La Guardia entre otros, sin olvidar el tapeo obligado de la calle Laurel de Logroño:

Para finalizar el año suelo también hacer una escapada navideña, y en esta ocasión ha sido entre Nochebuena y Nochevieja a Nuremberg. Hace apenas un día que llegué y tengo aún muy recientes las fachadas multicolores tanto de Nuremberg como de Bamberg y Rotherburg on der Tauber, las ciudades que hemos visitadoHa sido un destino del que he aprendido mucha historia, un colofón extraordinario para mi 2017:

¿Qué puedo pedir para este 2018? Lo esperado aquí sería decir ¡muchos viajes!, pero, aunque ya tengo dos reservados, no me gusta hacer pronósticos ambiciosos y me conformo con poder seguir conociendo sitios nuevos ya sean nacionales o internacionales, cercanos o lejanos, sola o en compañía, pero sobre todo con salud para poder hacerlo realidad.

¡Feliz Año 2018!

 

Categorías: Sin categoría | Etiquetas: | 3 comentarios

Navegador de artículos

3 pensamientos en “Resumen viajero 2017

  1. Begoña

    Vaya añazo!!!!! Me ha gustado mucho !
    Felicidades FATIMA por este blog!

    Me gusta

  2. Pingback: Guía práctica para recorrer Lanzarote en 5-6 días | Con mi música a otra parte

  3. Pingback: Resumen viajero 2018 | Con mi música a otra parte

Responder a Begoña Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: